Las comidas reúnen a las familias estadounidenses para el año nuevo.

El 12 de febrero familias estadounidenses de origen chino en todo Estados Unidos celebrarán el Año Nuevo Lunar, que este año se caracteriza por ser el año del buey. La festividad congregará a generaciones para compartir platos ricos en simbolismo.

Aunque las reuniones serán más pequeñas debido a las restricciones causadas por la pandemia del novel coronavirus, para muchos estadounidenses de origen chino la festividad tendrá un significado más profundo. “Yo creo que este año estaremos aún mucho más agradecidos por poder pasar tiempo juntos”, dice Christine Gallary, una editora gastronómica en San Francisco.

Cocinar con simbolismo

“La comida es lo que congrega a la gente alrededor de una mesa”, dijo Hsiao-Ching Chou, que da clases de cocina en Seattle y es autora de recetarios de cocina Chinese Soul Food (Alimentos con alma china) y Vegetarian Chinese Soul Food (Comidas vegetarianas con alma china).

“Dado que todas las comidas están imbuidas con el simbolismo de la riqueza, prosperidad, longevidad, salud y familia, la fiesta se exalta más como parte de la experiencia”, dijo. El nian gao, un postre dulce de arroz, es muy pegajoso, característica que se refiere al hecho de la unidad en las familias, por ejemplo.

Muchos otros platos también contribuyen a la fiesta. Los fideos simbolizan la longevidad, por lo que generalmente en la mesa hay un plato de fideos. Las bolas de masa hervida (dumplings), que tienen la forma de un lingote que se usaba como dinero durante la dinastía Ming, simbolizan la riqueza y la prosperidad. El pescado, preparado entero, promete la abundancia en el año, de principio a fin.

Dorothy Huang, autora de Dorothy Huang’s Chinese Cooking (Cocina china de Dorothy Huang) y de Chinese Cuisine Made Simple (La cocina china hecha simple), dice para el Año Nuevo Lunar algunas personas preparan ocho platos porque el ocho es un número de la suerte en la cultura china. En el idioma mandarín la palabra “ocho” se pronuncia “ba”, que suena parecido a “fa”. La expresión “fa cai” significa hacerse rico, explica Huang. De hecho el saludo para el Año Nuevo Lunar es “gong xi fa cai”, en mandarín, o “gong jay fat choy” en cantonés, que se traduce como “le deseo prosperidad”.

Una comida más íntima

Históricamente en el Año Nuevo Lunar es cuando las familias disfrutan la mayor abundancia, dijo Maggie Zhu, una bloguera y creadora de recetas en Nueva York, que se enfoca en la comida china. “Es el momento de derrochar, porque uno debe asegurarse de servir los mejores alimentos”, dice.

Cuando crecía en Pekín, Zhu se reunía con toda la familia en la casa de su abuela en la víspera del Año Nuevo Lunar para envolver las masas. Su abuela preparaba una enorme comilona para el día siguiente.

Mesa con seis platos de comida china, una fuente con naranjas y sobres decorados (© Clare Barboza).
Platos de comida china, de izquierda a derecha en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior: camarón salado con pimienta de Sechuan, carne a la naranja, cangrejo “dungeness” con salsa, pescado entero con jengibre y cebolla, torta de arroz frito, masas chinas rellenas de puerco y repollo al vapor (© Clare Barboza)

Ahora que Zhu vive lejos de su familia, ella extraña esas reuniones. La nostalgia la impulsó a recrear las recetas tradicionales en su blog llamado Omnivore’s Cookbook (en inglés, “Recetario de un omnívoro”). Ella y su esposo tienen previsto hacer una celebración ellos solos, con un estofado o con comida china comprada hecha. También hará los dumplings como los que hacía su abuela.

En San Francisco, Gallary, que ha estado experimentando con una receta de bollo de cerdo al vapor, hará algo sencillo. Quiere que su joven hija crezca con recuerdos felices del Año Nuevo Lunar, como Gallary. “Es importante porque eso amplía la visión del mundo”, dijo.

Masas al vapor (dumplings) en dos fuentes frente a una obra de arte circular roja en una pared (© Munchen Zhu)
Masas (dumplings) listas para ser cocinadas al vapor (© Muchen Zhu)

En Seattle, Chou reveló que ella lo celebrará con su unidad familiar (esposo, dos hijos y su madre) y que comerán platos tradicionales. También hará dumplings de masa para dejarlos en las puertas de las casas de sus hermanos y sus familias, que viven cerca. Antes de la pandemia las familias se congregaban. “Este año vamos a extrañarlo, pero eso no quiere decir que no podamos tener las cosas simbólicas para ese momento”, dijo Chou. “Todavía podemos hacer que se sienta la festividad”.

Huang, en Austin (Texas), dice que todavía no tiene decidido qué cocinar, pero que no tiene duda que su familia espera ansiosa su buena comida y su buena fortuna.

La redactora independiente Linda Wang es la autora de este artículo.