Edward James Olmos y Andy García posan para una foto (© Valerie Macon/AFP/Getty Images)
El actor Andy García, a la dcha., con el actor Edward James Olmos en el Festival Internacional de Cine Latino de Los Ángeles en Hollywood (California) el 5 de junio. (© Valerie Macon/AFP/Getty Images)

Ahora hay más “garcías” en Estados Unidos que millers davises.

Los cambios en los apellidos predominantes en Estados Unidos reflejan la creciente diversidad del país. Los principales nombres en Estados Unidos son Smith, Johnson, Williams, Brown y Jones. Pero los nombres de origen hispano ocupan ahora tres puestos en la lista de los 10 principales apellidos (en inglés) de la Oficina del Censo de Estados Unidos. García es el sexto apellido más común. Rodríguez ocupa el noveno lugar, y Martínez, el décimo.

“Nos estamos convirtiendo en un país mucho más diverso desde el punto de vista racial, especialmente entre la población más joven”, afirma William Frey, demógrafo de la Institución Brookings y autor del libro Diversity Explosion: How New Racial Demographics are Remaking America. (Explosión de diversidad: De cómo la nueva demografía racial está fabricando de nuevo Estados Unidos)

Una mujer sentada rodeada de personas de pie con la mano derecha alzada para jurar (© Wilfredo Lee/AP Images)
Liz J. Cruz, a la izda., observa a su hija, Anelys Rodríguez, de 11 años de edad, prestar juramento para hacerse ciudadana de Estados Unidos en el Parque Nacional Biscayne de Florida, en 2018. (© Wilfredo Lee/AP Images)

Entre los recuentos del censo nacional de 2000 y 2010, Vázquez y Velázquez figuraban entre los apellidos que más aumentos estaban experimentando. Bautista, un nombre español también popular en Filipinas, es otro de los nombres de la lista de rápido crecimiento, según la Oficina del Censo. (El análisis del censo de 2020 se retrasó por la pandemia. Los expertos esperan que el aumento de los nombres de origen hispano y latino haya continuado).

CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

La mayor parte del aumento de estos nombres se debe al incremento de la población. Los hispanos representan el 18,5 % de la población, frente al 13 % del año 2000.

En las últimas décadas, el crecimiento de la población debido a la inmigración tiende a provenir más de los hispanos y de las personas de ascendencia asiática que de ascendencia europea, dice Frey. Las tasas de natalidad generalmente más elevadas entre los hispanos y las personas de ascendencia asiática que entre los blancos hacen que la generación más joven, en particular, sea más diversa. Esa generación también lo seguirá siendo, ya que hay una menor proporción de mujeres blancas en edad fértil, según Frey.

El auge de los inmigrantes en edad de trabajar contribuye a aumentar la mano de obra y significa que más trabajadores pueden mantener a los ancianos a través de las deducciones de la nómina de la Seguridad Social y Medicare, afirma.

“Tenemos una población joven que aporta energía a nuestra fuerza laboral”, dice Frey. “Son hijos y nietos de inmigrantes. Eso significa que tienen una orientación más global. Eso les ayudará a ser abiertos y receptivos a las conexiones globales que necesitamos”.

UNA HISTORIA ESTADOUNIDENSE

Peter A. Morrison, antiguo demógrafo de Rand y actual director de Morrison & Associates, afirma que los inmigrantes, y las diversas poblaciones que descienden de ellos, forman parte de la historia estadounidense.

Morrison afirma que, aunque los orígenes de los estadounidenses cambian, hay un tema común en las historias de muchos de ellos: Ellos o sus antepasados tuvieron la “ambición de abandonar su lugar de origen y buscar una vida mejor en otro lugar”.

Es más, dice el secretario de Estado de Estados Unidos Antony Blinken, los más de 60 millones de estadounidenses de origen hispano hoy “fortalecen nuestra nación todos los días”.